Sylvia Plath y el peso de la indecisión.