No volverás (Poema Original): ¿puede volver quien no se ha ido?

«Cuando alguien se va, lo normal es extrañarle y pedirle que vuelva…»

Hace mucho más de una década, en la época en que solía escribir poesía, me gustaba jugar con el significado de las palabras y muchas veces usar sus conceptos opuestos, relacionados, sugerir una idea para develar otra. Tal es el caso de este poema que habla de una ruptura, en la cual una de las partes se rehúsa a aceptar la separación, o más bien siente la presencia del ausente de tal manera que intenta aferrarse a ella. Cuando alguien se va, lo normal es extrañarle y pedirle que vuelva, pero cuando no se ha ido del todo ¿puede volver? y en ese caso, esa presencia ausente (o esa ausencia presente) ¿cómo afecta al que se queda? El primer verso del poema pareciera sugerir la idea de que se ha superado la ruptura, pero rápidamente vemos que la falta de tristeza en este caso tiene otra explicación. Espero que les guste. Los leo en los comentarios.

«No volverás»

No volverás y no estoy triste
pues no te extraño sabiendo que
no volverás pues no te fuiste
y jamás te irás, eso lo sé.

Así como estuviste un día conmigo
así como te quise y me quisiste
así hoy te siento amor y digo
no volverás, pues no te fuiste.

Te quedaste aquí aunque estés allá
aunque creas que lejos te has marchado
sabes que no y que tú, en verdad
aún te encuentras a mi lado.

Aún estás en mi mente, en mi memoria
aún están en mis labios esos besos
tú aún eres parte de esta historia
de este libro y de estos versos.

Aún eres tú y aún yo soy yo
los dos de ayer, ese ayer feliz
aún llevo en mí un trozo de tu amor
y del mío llevas un trozo en ti.

Por eso no lloro hoy al oírte
decir que te has ido y que no volverás
pues para volver antes tienes que irte
y tú no te has ido y no te irás.

Para mí es igual que estés donde estés
que aún me ames o que ya no
no me importa amor porque sé
que nunca saldrás de mi corazón.

Y sé no volverás y no estoy triste
pues no te extraño sabiendo que
no volverás pues no te fuiste
y amor mío, como ya oíste
tienes que irte para volver.

Escrito por Cristian Caicedo el 27 de Agosto de 2.004

Deja un comentario